Objetivo: controlar la ansiedad para mejorar la salud.

Controlar la ansiedad

La ansiedad es un estado mental que sufren aquellos que se anticipan y se preocupan demasiado por problemas futuros y que desencadena muchos síntomas a nivel físico, psicológico y emocional debido a la tensión constante en la que se vive. Aunque no todos la sufrimos de la misma forma, algunos síntomas de la ansiedad son la preocupación crónica, la agitación o nerviosismo generalizado, tensión, dificultad para concentrarse o memorizar, irritabilidad, agobio, bloqueos mentales… La ansiedad se refleja también en el plano físico, muchas personas que sufren de ansiedad tienen problemas para dormir, alteraciones alimenticias (exceso de apetito o imposibilidad de comer), problemas digestivos (nauseas, distensión abdominal, estreñimiento o diarrea) o cansancio.

Las causas de la ansiedad son variadas, que van desde la genética a situaciones puntuales como estar en un ambiente estresante o estar pasando una situación traumática. En cualquier caso, está demostrado que las personas que sufren ansiedad tienen desniveles en su química cerebral, especialmente niveles bajos de serotonina.

La serotonina es un neurotransmisor del sistema nervioso central que se conoce comúnmente como “la hormona de la felicidad” y cuando sus niveles bajan es cuando se desencadenan problemas como la ansiedad, el estrés y la depresión. Es por esto que es importante balancear nuestros niveles de serotonina para controlar la ansiedad y mejorar nuestro estado de salud general.

Aunque la medicina tradicional recurre a psicofármacos para controlar la ansiedad, la buena noticia es que es posible mejorar la ansiedad con otras alternativas menos invasivas:

  • Alimentación y suplementación: el triptófano es un aminoácido esencial en la nutrición humana que se encarga de liberar serotonina. Se obtiene habitualmente a través de la dieta, de alimentos como el plátano, las legumbres, los huevos y los cereales. Es posible también tomar suplementos de triptófano que puedes adquirir en tu herbolario.
  • El ejercicio moderado al aire libre, pasear o bailar son actividades que están relacionadas directamente con el control de la respiración y ayudan a bajar los niveles de ansiedad.
  • Terapias y tratamientos alternativos: el yoga, la meditación, el reiki o el conocido mindfullness son alternativas saludables para resintonizar con tu cuerpo y tu mente de forma no invasiva. Cada opción es distinta ya que algunas implican actividad física, como el yoga y otras se centran más en el plano psicológico y emocional, pero todas ellas tienen en común buscar el equilibrio entre nuestro plano físico, psicológico y emocional y, en consecuencia, vivir en el presente reduciendo la angustia y la incertidumbre por el futuro.

Y tú, ¿cómo controlas tu ansiedad? Déjanos tus comentarios.

no replies

Leave your comment

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.